Hace algunos años algún compañero me dijo:

"En las despedidas, duele más para el que se queda que para el que se va…"

En ese momento no creí que fuese así pues pensaba que dolería por igual para ambas partes, pero a través de los años he aprendido que es verdad.

Podría decir miles de cosas, como que quedaron planes pendientes, vacaciones, tiempo juntos pero ni para eso estoy de ánimos. Sencillamente la vida nos alcanzó y hay que aprender a vivirla y que no todo es para siempre ya que sin importar que tan buenas sean las cosas ni cuanto duren, al final siempre se van a la mierda.

Así que solo diré sinceramente:

¡¡ Que tengas buena suerte y buena vida !!