Hans Reiser, desarrollador principal de los sistemas de ficheros ReiserFS y su sucesor Reiser4, ha sido finalmente declarado culpable de asesinato en primer grado de su mujer Nina. Todo lo que rodea el caso ha sido bastante extraño desde el principio, y podría servir de guión para hacer una película. Reiser conoció a Nina, una ginecóloga rusa, a través de un servicio de citas por Internet. Raiser tiene un carácter difícil y el matrimonio entró pronto en crisis. Nina engañó a su marido con Sean Sturgeon, el mejor amigo de Reiser. Hubo un proceso de divorcio muy desagradable y Nina consiguió una orden de alejamiento y la custodia de los dos hijos que en ese momento tenía el matrimonio. En septiembre de 2006, después de dejar a los niños en casa de Reiser para el fin de semana, Nina desapareció. La policía encontró pruebas que incriminaban a Reiser: apareció sangre de Nina en su coche, al que le faltaba el asiento del copiloto. Para complicar las cosas, Sturgeon, el amigo de Reiser y amante de Nina, ha confesado ser un asesino en serie que ha matado al menos a ocho personas, pero afirma que no tiene nada que ver con la desaparición de Nina. Hans Reiser afirma que todo es un complot, planeado desde el principio por Nina para quedarse con su dinero, y que Nina está ahora en Rusia, donde sus hijos viven con la abuela materna.