En ocasiones, es mejor callarse, mirar al frente y hacerse el pendejo: