Todos hemos oído decir que si un millón de monos typean un millón de máquinas de escribir con el tiempo llegarían a reproducir las obras completas de Shakespeare. Ahora, gracias a los blogs, sabemos que eso NO es cierto.